Muy bien, te encuentras en este punto, hiciste la tarea previa y encontraste una oferta de trabajo en una gran empresa, con una lista de requisitos que parecen fueron hechos a tu medida, escribiste una carta de presentación fantástica, adaptaste tu CV a la oferta y aplicaste a tiempo. Y sin embargo… silencio, no obtienes respuestas.
¿Qué significa cuando una empresa no ha entrado en contacto después de que aplicaste para un trabajo? Y, ¿qué debes hacer al respecto? Ten en mente alguna de las siguientes razones para estar ahora escuchado ese silencio antes de des paso a los pensamientos de desánimo y frustración:
El director de recursos humanos puede estar inundado.

Para la mayoría de los solicitantes de empleo, su tarea principal (o única) en su día a día es aplicar a ofertas. Sin embargo, para los reclutadores, la búsqueda de un nuevo miembro del personal es sólo una de las docenas de tareas que realizan cada día. Si no has oído nada durante las primeras semanas, no te preocupes; puede ser simplemente que el director de recursos humanos está abrumado, y la tarea de la búsqueda de nuevos talentos se ha puesto en un segundo plano.  En lugar de angustiarte, comprueba si la oferta de trabajo tenía un plazo, habla con el reclutador, o envía una breve nota de seguimiento o correo electrónico para confirmar que efectivamente recibieron el material de tu solicitud.
La compañía está organizando el programa de entrevistas.

Incluso cuando los encargados de las contrataciones están trabajando activamente en el proceso de reclutamiento, leyendo hojas de vida y comprobando referencias, el programar las entrevistas puede tomar una gran cantidad de tiempo, especialmente si el proceso incluirá entrevistas “del panel” con múltiples entrevistadores. Todo este trabajo puede tardar un par de semanas, y nada de esto refleja tu valor como candidato. Durante este tiempo, no dudes en seguir trabajando en tu red de contactos, el voluntariado, y la actualización de tu hoja de vida.
La posición ha sido eliminada o puesta en espera.

En algunos casos, los reclutadores tendrán “luz verde” para empezar a buscar candidatos, sólo para escuchar más tarde que el trabajo ya no es una posición abierta, o está en modo de “espera” por múltiples razones. En este caso solo vas a tener que esperar y ver cómo la compañía resuelve sus problemas. Mientras tanto, no dejes que tu búsqueda de empleo pierda impulso. Sigue buscando, re encuadra tu plan de acción para el alcance de tu objetivo profesional.
Ten presente que muchos empleadores se esfuerzan por mantenerse al día con la avalancha de solicitudes de empleo que llegan a sus escritorios y, a menudo dejan a los candidatos colgando. En lugar de dar paso a la frustración aprende a entenderlo y cómo manejarlo.
Después de la entrevista…de nuevo el silencio.
Finalmente llegaste a esa entrevista de trabajo codiciada. Te manejaste de forma tal que respondiste asertivamente y demostraste tu valor agregado, enviaste una nota de agradecimiento y has estado comprobando tu bandeja de entrada de forma compulsiva durante semanas, a la espera no tan pacientemente, de algún tipo de respuesta. Pero no se oye nada. Lamentablemente esta situación es más normal de lo que crees, más del 60% de los candidatos han experimentado esto, pero ¿por qué es tan común?. Muchas veces es simple falta de delicadeza y educación por parte del reclutador, es algo que no debería suceder dentro de una empresa progresista, ya que obviamente, si alguien hace el esfuerzo de prepararse debidamente para una entrevista,  merece por lo menos una idea de sus posibilidades de recibir una oferta. 

Es cierto, es algo que te agobia, pero no está bajo tu control. Esta es una situación que se repite constantemente, a veces incluso, con las personas que han sido llamadas desde el exterior o que han volado a otra ciudad o país para una ronda de entrevistas, y luego no han oído nada, ni siquiera un correo electrónico. Es parte de la naturaleza humana esperar algún tipo de respuesta, y cuando los candidatos sienten que su aplicación ha desaparecido en un agujero negro, sobre todo si se han puesto considerable esfuerzo en ello, el silencio solo consigue minar la moral de los buscadores de empleo. No obstante, es tu trabajo no decaer ante algo no está bajo tu control, enfócate y concéntrate en tu meta. 
Qué puedes hacer?
En primer lugar, hay que ser paciente, recuerda que hiciste lo que estaba en tus manos hacer. No te retuerzas recordando lo que dijiste y preocupándote por lo que pudiste haber hecho mal. Eso solo hace que desperdicies energía y le des alimento al sentimiento de frustración. Puedes ser sorprendido por lo bien que lo hiciste en la entrevista, no eres exactamente tú, sino cómo encajas en lo que los reclutadores están buscando. Recuerda…Hiciste tu mejor esfuerzo.

Mantente ocupado y sigue con tu plan de búsqueda de manera organizada. Incluso si creías que era el trabajo perfecto, hay otras oportunidades en el mercado laboral. Redobla tu determinación de aplicar, mantén el impulso, nunca se sabe qué otras oportunidades se presenten mientras buscas. 

Para mantener el impulso… inicia un nuevo proyecto. Únete a una organización, encuentra un buen grupo de apoyo de búsqueda de empleo, practica un deporte, toma clases que mejoren tus habilidades profesionales, pero sobre todo…incrementa tu red de contactos, administrarla y trabaja en ella. Lo peor que puedes hacer es simplemente sentarte y mirar fijamente el teléfono. Mantenerse ocupados de una manera productiva, no sólo ayudará con tu energía y espíritu, sino que si te preguntan lo que has estado haciendo durante una entrevista tendrás algo interesante de que hablar.

Después de la entrevista y luego de que hayas enviado una nota de agradecimiento, espera 10 a 14 días, y si no ha oído nada, envía una nota cortés preguntando sobre el estatus y si hay cualquier cosa que puedas enviar que ayude con la decisión. En mi experiencia, esto es principalmente para ayudar a los candidatos que siente como que algo está pasando, ya que ello no suele influir en el resultado. Pero se puede. Y no hay nada que perder si lo mantienes breve y cortés.

Dedica tiempo a mejorar tu currículum y carta de presentación básica, aunque cada uno debe adaptarse al trabajo que está solicitando.  Trabaja en tus historias de éxito y en  todas las experiencias que has tenido en las que hayas resuelto un problema o creado un nuevo proceso que un empleador podría querer oír, lo que también es buen ejercicio para ayudarte a recordar tus puntos fuertes.

Recuerda… el silencio no es una indicación de algo, el proceso puede tomar su tiempo, semanas o incluso meses, aun para los profesionales más talentosos.

Como siempre…éxito y feliz día =)

Evalúa gratuitamente tu CV y asegúrate de que sea una herramienta que te sirve para conseguir las entrevistas escribiéndonos a cv.expertos@gmail.com