Paso uno: Reconocerlos, paso dos: manejarlos y paso tres: toma acción. Lo único permanente es el cambio, acéptalo y sigue adelante, nadie vendrá a tu puerta a cumplir tus sueños, tu eres el responsable de ellos.