En un CV efectivo menos es más, no se trata de la cantidad de información que coloques sino de la relevancia de la misma para quien lo lee. El contenido de tu hoja de vida debe reflejar tu marca personal y tu valor agregado como profesional, de allí que el uso de formatos, plantillas, ejemplos o modelos no es una decisión muy inteligente, un CV efectivo pasa por un detallad análisis de tu historia profesional y es único e irrepetible.

Es fácil cometer errores al momento de elaborar por primera vez tu CV o cuando lo actualizas bien sea para la búsqueda de empleo o para posicionarte en el mercado laboral, y es casi imposible reparar el daño una vez que un empleador lo recibe. Si no estás muy seguro de que información incluir en tu CV, asegúrate de no cometer los siguientes errores.

Errores tipográficos y gramaticales
El CV debe ser gramaticalmente perfecto. Si no es así, los empleadores leen entre líneas y sacan conclusiones poco halagadoras, como: “Esta persona no puede escribir”, o “Esta persona obviamente no le importa”.
Falta de detalles o solo listar actividades
Los empleadores necesitan entender lo que has hecho y logrado. Un CV efectivo es simple, sencillo, directo, elegante pero sobre todo contundente en la MEDICIÓN de los logros. Son estos últimos los que le dicen al reclutador qué tan buen profesional eres y qué es lo que puedes aportar al cargo y a la empresa. Algunas personas sencillamente no saben cómo medir sus logros, otros colocan las actividades para los que fueron contratados como logros, otros, los más claros tratan de colocar unidades de medida ….escribir logros en un CV requiere de experiencia y práctica, es por ello que existen profesionales que se dedican a escribir currículos efectivos.
Usar el mismo CV para aplicar a todos las ofertas y todas las empresas
Cada vez usas el mismo documento para todos los empleadores, casi siempre los reclutadores los lanzarán en la papelera. Cada cargo y cada empresa tiene necesidades y particularidades distintas, de allí que se construye un CV maestro que se adapta y se mueve de acuerdo a cada oferta de trabajo a la que aplicas.  El reclutador espera que muestres claramente cómo y por qué encaja la posición en una organización específica, que respondas a la pregunta por qué tú?, y para ello debes haber analizado previamente cada oferta de trabajo y adaptar tu CV en consecuencia.
Hojas de vida demasiado extensas o demasiado cortas
Un CV efectivo no es mayor a 2 páginas y debes captar de inmediato la atención del lector colocando lo que los reclutadores quieren leer acerca de ti y por qué deben llamarte a ti y no a otro candidato, eso es posicionarse de manera ÚNICA y vender tu marca personal.
Colocar objetivos y no iniciar con un perfil profesional
Los objetivos al inicio de un CV son terriblemente anticuados, en su lugar se debe iniciar con un Perfil Profesional concreto el cual debe estar escrito de manera que diga QUIEN eres profesionalmente. Ten en cuenta que tanto reclutadores como motores de búsqueda de empleo solo emplean de 6 a 10 segundos para encontrar las palabras claves que encajen con un cargo en particular.
Visualmente atiborrado de información o usar gráficos, colores e imágenes
Si tu CV contiene diferentes fuentes, texto de margen a margen, usas letra muy pequeña o incluyes imágenes, logotipos, gráficos, fotos, fondos o colores, lo más probable es que tu CV termine en la basura. El reclutador no se impresiona con diseños, creatividad o cantidad de información. Lo que capta la atención en la información relevante. Asimismo, los softwares de posicionamiento de perfiles solo buscan y reconocen palabras claves no los diseños.
Demasiada e inadecuada Información de contacto
Ofrece la información indispensable para un efectivo contacto, usa solo un correo profesional y serio muy parecido a tu nombre, nada de nicknames o cosas parecidas, proporciona un teléfono el cual siempre tengas a la mano. Es muy poco útil incluir lugar y fecha de nacimiento, hijos, estado civil, dirección completa, ese tipo de información se requiere luego por parte de reclutadores no al momento de aplicar a la oferta.
Referencias
Si los empleadores quieren hablar con sus referencias, seguro van a preguntarles a los jefes de recursos humanos de las empresas en las que trabajaste, no a quien tu sugieres. Si incluyes referencias en la parte inferior de la hoja de vida, solo estás perdiendo espacio valioso, el reclutador tiene la experiencia para identificar a tus antiguos empleadores.

Experiencias de trabajo irrelevantes. 
Si tienes una amplia experiencia laboral en el área de gerencia de proyectos, por ejemplo, cual es la necesidad de mostrar que cuando tenías 18 años trabajaste en un restaurante, pregúntate, agrega valor a mi objetivo actual de carrera?, yo creo que no. La experiencia laboral que no es directamente relevante para el trabajo al que aplicas es relevante cuando te planteas un cambio de carrera. Muestra esa experiencia solo para enfatizar habilidades adicionales que pueden transferirse a la posición que estás solicitando.

Tus hobbies o intereses sociales. 
Realmente a nadie le importa lo que hagas en tu tiempo libre, es un desperdicio de espacio y una pérdida de tiempo de la compañía. Foco, foco, foco, buscas trabajo no compañeros para el equipo de fútbol.
Por último, una buena estrategia es hacerle la vida fácil al reclutador, exponiendo de manera clara y precisa en qué eres experto y cuál es tu valor agregado como profesional, escríbelo de manera tal que sea tan interesante seguir leyendo que el reclutador no le quede más remedio que querer saber más acerca de tu carrera y proceda a llamarte a una entrevista.
Como siempre…éxito y feliz día =)

Para obtener la evaluación gratuita y experta de tu CV escríbenos a cv.expertos@gmail.com, te responderé en las siguientes 24 horas.