Muy a menudo escucho por parte de mis clientes el grado de frustración, desánimo y preocupación porque han aplicado a varias ofertas de empleo durante algún tiempo y no han conseguido alguna respuesta positiva. En todos los casos al hacerles ciertas preguntas y escuchar sus historias, termino invariablemente diciéndoles: nadie emprende un viaje sin saber a dónde va, pues de igual manera se emprende una búsqueda de empleo, debes tener muy clara tu visión de carrera y establecer un plan de acción que te lleve paso a paso al alcance del objetivo.

Cuando en tu carrera profesional has liderado o participado en un proyecto, antes de acometer ninguna acción estableces el objetivo, analizas la situación, conoces los recursos disponibles, identificas los objetivos específicos, bajas las actividades y por último las tareas, para luego moverte a las acciones que te lleven al alcance la meta planteada.

Si sabes cómo aplicar planificación estratégica en tus actividades laborales, porque no lo haces al momento de buscar empleo?. Antes de considerar un trabajo potencial, debes reflexionar sobre tu valor agregado, tus objetivos a largo plazo y las posibles habilidades que debes adquirir.

La búsqueda de un nuevo puesto de trabajo a menudo puede ser un proceso largo y frustrante. Sin embargo, tendrás muchas más posibilidades de éxito cuando te tomas el tiempo para entenderte a ti mismo, tus objetivos y el valor agregado que tienes para aportar. En tal sentido, te invito a reflexionar sobre algunos aspectos claves antes de lanzarte al mercado laboral.

Metas profesionales. ¿Qué buscas…un trabajo o una carrera?. Al aclarar este punto, el enfoque que le des a la búsqueda será diferente, ya que una cosa es buscar solo ingresos; o si estás en medio de un cambio de carrera.

Cuando se busca trabajo la motivación es obtener un medio para satisfacer necesidades económicas. Bajo este enfoque el trabajo no es una cuestión de elección, sino más bien de necesidad. En el otro extremo está el considerar una carrera, la cual puede ser considerada como una sucesión de éxitos que le da continuidad y dirección a nuestros esfuerzos. Cuando te planetas la búsqueda como una carrera lo que te mueve, además de la seguridad económica, es un sentimiento de satisfacción y autoestima, porqué una carrera nos brinda la oportunidad de crecimiento que nos permite tener una mejor sueldo, un mejor estatus o jerarquía.

El empleo que buscas se relaciona con tus metas profesionales a largo plazo?. Si tu enfoque es que tu próximo empleo no dure por mucho tiempo, o si lo ves como un trampolín para alcanzar otro tipo de cargo, debes plantearte la conveniencia de que ese empleo este a la cabeza de tu CV para tu siguiente búsqueda de trabajo. Pregúntate si la función, las responsabilidades y los logros previstos que puedas acumular en el trabajo que ahora busca se alinearán con las expectativas y perfil del próximo empleo. Si no es así, puede que estés levantando una bandera roja que te afectará la próxima postulación a empleo.

Cuál es tu valor agregado y marca personal. El valor que ofreces a un empleador se compone de muchos factores, tanto dentro como fuera de tu control. No se puede, por ejemplo, cambiar la oferta global y la demanda de las personas con tus antecedentes y habilidades. Sin embargo, puedes agregar tu propio valor demostrando determinados logros únicos en tu campo.

Recuerda que tu compensación no se basa en lo que necesita para vivir o lo que quieres ganar, depende de tu valor total en el mercado con profesionales igualmente cualificados que buscan puestos comparables en tu sector o industria.

Tu caja de herramientas profesionales. Se trata de las habilidades que utilizas para hacer las cosas. Puede ser cualquier cosa, desde tu capacidad de usar un lenguaje de programación determinado hasta tu capacidad de persuadir a los clientes de que tu producto o servicio es la mejor solución a sus problemas. Es importante ser capaz de diferenciar entre tus competencias, responsabilidades, acciones y logros.

Lo que en realidad puedes lograr. Es importante ser capaz de imaginarte a ti mismo en un nuevo rol antes de intentar convencer al reclutador de que eres el mejor candidato posible para el puesto. Cuando lo hagas, podrás incluir algo acerca de lo que puedes lograr en los primeros 30, 60 o 90 días en la posición, tanto en tu carta de presentación como en la entrevista. Sin embargo, no levantes falsas expectativas sólo para conseguir el puesto, ya que puedes estar dando las pautas para que el empleo sea de corta duración cuando no seas capaz de generar los resultados que tu jefe estaba esperando de acuerdo a lo indicado por ti.

Tus debilidades. Tal vez eres capaz de hacer el trabajo, pero debido a la falta de experiencia, te tomará más tiempo para hacerlo que alguien con más experiencia. Un buen candidato esta en continuamente trabajando para convertir las debilidades en fortalezas. Cuando te preguntan acerca de las áreas de debilidad, debes ser capaz de reconocerlos y, al mismo tiempo, poner en marcha un plan de cómo vas a dominar estas áreas de competencia profesional.

Logros pasados. Los logros son el resultado final de un esfuerzo determinado. No son las acciones que tomaste, sino más bien lo que pasó, cómo impactó en la operación de la empresa. La gente a menudo no distinguen entre lo que es el trabajo para el cual fue contratado y sus logros. Lo más probable es que otros candidatos al cargo compartan las mismas funciones y responsabilidades, pero han conseguido diferentes resultados cualitativos o cuantitativos. Al hablar acerca de tus logros, demuestras tu capacidad única de convertir tus habilidades en resultados que agregan valor. Y, en última instancia, todo empleador está buscando contratar a las personas que puedan ofrecer el valor más alto para su empresa.

Cuando estés claro acerca de tus habilidades, lo que has hecho y lo que has logrado, serás capaz de posicionarte como una persona de valor y mostrar cómo tus logros pasados pueden ser la base para el éxito futuro en un nuevo trabajo.

Como siempre…éxito y feliz día.=)

Solicita la evaluación gratuita de tu CV o perfil de LinkedIn, escribiéndonos a cv.expertos@gmail.com